jueves, 15 de diciembre de 2011

Feliz Navidad







Amada o ignorada la Navidad regresa.

Negada o deseada ofrece cada año un tiempo emocionado.
Se dibujan sonrisas que comparten deseos,
de ilusión y cariño para el año que nace.


Tomémonos un tiempo, elegante y calmado

que devuelva  minutos de fraterna alegría

De persona a persona, contagiemos al mundo

de fe en el hombre bueno creador de deseos.





lunes, 14 de noviembre de 2011

El diccionario impertinente: Político. (Rajoy)

Político, ca.


                                                                                     Dicho de una persona: Que interviene en las cosas del gobierno y negocios del Estado.



Sr Rajoy

El próximo 22 de noviembre si las urnas finalmente así lo confirman, usted se convertirá en el nuevo presidente de este País.
Como cualquier votante comprometido con el bienestar de este país, tengo una idea propia sobre cómo me gustaría que fuese el futuro presidente de España y de lo que espero de él en los próximos años.  Esto es así, porque nos guste más o menos realidad de la política que acontece o los políticos actuales, las decisiones políticas dirigen sí o sí , muchos aspectos claves de nuestras vidas; nos dan oportunidades o nos las quitan, nos ofrecen valores o nos los secuestran, nos dan confianza o nos desarraigan, nos agitan o nos dan tranquilidad. Así que no hay ciudadano bien nacido que pueda o deba quedarse completamente al margen de su clase política en una democracia. Debe de ser por eso que es ahora más que nunca, cuando siento la misma lejanía que necesidad de ella, obligándome por esa razón, a reflexionar sobre lo que espero de usted y de los ministros que nos acompañen durante los próximos cuatro años.

Lo primero que espero de usted Sr Rajoy es, que antes de aceptar el cargo de presidente de gobierno, pruebe durante unos días a ver el mundo con la cabeza de un filósofo, los ojos de un inocente, el alma de un poeta y el corazón de un gladiador y que solo cuando haya encontrado la mejor palabra posible para dirigirse a los ciudadanos utilice su voz.

Después de eso, y una vez acepte su nuevo cargo, deseo que sienta el peso despiadado de la alta responsabilidad en ese mismo instante y que todas la noches que amparen el descanso de su esfuerzo personal y político sean lo suficientemente negras si su conciencia empezase a emborronarse y a perder su claridad, dándole así a usted, la posibilidad de rectificar lo que sea que fuere que se empeñe en ensuciarla. Es seguro que va a tener usted más de una noche en blanco cuando este en la plaza y compruebe el tamaño del toro sin más capote que su propia conciencia, y comprobará como la soledad es probablemente la intima amiga de un líder cuando ha de decir o hacer lo que otros no comprenden.

Durante los primeros días de su legislatura, lo que espero de usted, es que sepa elegir bien a sus colaboradores y tenga muy claras las razones de su elección personal, y del porqué ellos y no otros son los que deben trabajar de sol a sol con usted, en el propósito urgente de sacar a mi país del desaliento actual. Espero mucho de usted Sr Rajoy, porque es mucho e importante lo que hay que solucionar, así que confío en que sea lo suficientemente capaz como para hacernos comprender a los españoles y al resto del mundo, porqué debemos también nosotros, creer en ese equipo elegido por usted. Los resultados de sus decisiones deberían ser sin duda su mejor aval ante el ciudadano pero hasta que lleguen cuide las formas y asegurese de que lo entendemos.

Una vez hechas esas presentaciones imprescindibles en correcta forma y contenido (recuerde aquello de que nunca hay una segunda oportunidad para la primera impresión) estaría bien que en el traslado de domicilio no pierda los zapatos que le hayan acompañado en los paseos cotidianos o en los momentos importantes con su familia durante los años previos a su nuevo desempeño y se los ponga todas y cada una de la veces que alguien le ofrezca calzas para parecer más alto o se vea tentado a olvidarse de quién es usted en realidad. Ya sabe, un hombre que ha de ganarse cada minuto la confianza y el respeto de los españoles y con la misión de hacer lo mejor para el presente y el futuro de este país,  entre cuyos retos estará el de conciliar posturas siempre que se deba o se pueda, ofrecer garantías de inversión en nuestro país, promover medidas urgentes y eficaces que creen empleo (por cierto, si cae en la tentación de decir que usted creará puestos de trabajo, piénselo dos veces por favor, porque usted no será nunca quien sufra la impotencia o la vergüenza de enviar a sus trabajadores al paro, ni desgastará su ánimo en las filas de las oficina de no-empleo al ser despedido, tampoco será de su cuenta de donde saldrá el pago de impuestos si hubiera con que pagar o quien se enfrente al interminable reto administrativo para abrir o cerrar un negocio.)

Sr Rajoy, lo que usted si deberá hacer para contribuir a crear empleo es actuar con las herramientas adecuadas, aprobar las leyes más eficaces y que faciliten los dictámenes judiciales o el entendimiento de las partes y gestionar siempre con el equipo correcto, para que otros quijotes soñadores, trajeados o sin trajear apuesten  por este país y para que los que ya hay esforzándose cada día, puedan seguir siendo personas al frente de un negocio que sí merezca esas noches también de insomnio, la no conciliación de trabajo y familia, o el deterioro de su propia salud o la pequeña mejora de su patrimonio personal.
Pero además al mismo tiempo, deberá apresurarse a corregir las desviaciones y fracasos del sistema educativo, actualizarlo en fondo y forma y promover medidas de autoevaluación que señalen las incongruencias o desatinos del sistema. Sea un líder motivador y muy exigente para los profesores, pero reconózcales el respeto, el salario y la importancia que merecen y ofrezca la formación suficiente para que sean los mejores los que eduquen a estas generaciones, de modo que puedan ir juntas la vocación y la capacidad en la profesión de profesor.

En cuanto al ministro que se ocupe de la justicia, recuérdele que una justicia lenta como es la actual (proceos de hasta diez años) es imposible que sea justa en el exacto valor de la palabra y que esto debe hacernos sentir la vergüenza suficiente como para dedicar todos los esfuerzos a detectar los problemas graves que presenta y acometerlos con inteligencia y los recursos suficientes.

Cuando se instale en su nuevo despacho (el que supongo ocuparon sus antecesores) y en su primer día de trabajo, espero que desee con convicción y sobre todas las cosas, ser lo más eficiente posible para los españoles y hacer del tiempo (que tan en contra corre ahora en nuestro caso) un aliado para la puesta en marcha de todas y cada una de las soluciones que debe implantar según el programa o las circunstancias (porque a menudo los programas que sí deben cumplirse requieren de excepciones por las situaciones graves que puedan generase o por estar errados en su fondo o en su forma.).Piense bien, y después actué con prontitud. Pero se me ocurre que  antes de lanzarse a liderar su primer proyecto o decisión desde ese despacho (me encantaría saber cuál será su primera orden, porque esto debe de decir mucho de quien nos va a gobernar) eche un vistazo sereno y prolongado desde su nueva ventana y recuerde cuan diferentes son las vistas ahora de lo que eran cuando usted tenía un hogar con otra ubicación y rece o cruce los dedos, para que en ese traslado a merced de sus votantes nada rompa nunca ese hogar que construyó antes del nuevo destino. Nada como un verdadero hogar mantendrá alejada cualquier tentación de megalomanía. No olvide pedir que le hagan una foto retrato de ese momento, guárdela después en un cajón o en su pc, Téngala a mano junto a la de aquellos que le precedieron en sus nuevas responsabilidades, y observe cómo eran sus facciones cuando empezaron y no pierda detalle en cómo llegaron a ser cuando se fueron de la Moncloa. Estudios científicos recientes aseguran lo que ya la voz popular decía y que tiene sentido, aquello de que el rostro es en cierta forma el espejo del alma. Las preocupaciones a menudo envejecen si no se llevan bien con la conciencia, téngalo en cuenta si en la actualidad se lleva bien con su cara, esa que supongo le gusta a su mujer.

En los años que han de venir no olvide ni un solo día, los mejores valores que guiaron la vida de sus padres y de todos aquellos que dejaron la mejor impronta en usted en algún momento de su vida pasada. De todos ellos, recupere si puede aquellos que ahora, nosotros, sus gobernados deberíamos reconocer en usted como futuro líder de este país. Repase la lista de amigos y confidentes y conserve solo aquellos no tóxicos que sean para usted la mejor influencia y que le superan a usted en algo o en mucho, y de todos ellos, recupere o mantenga a su mejor (peor) pepito grillo (esto no es negociable), y dele para este nuevo periodo su numeró privado, un lugar predominante en su facebook, twitter o lo que sus gurús del marketing hayan decidido que usted debe tener.

Sr Rajoy, quisiera confiar en que de su boca saldrán palabras honestamente espontaneas y pensadas por igual y que solo abrirá su barbada boca cuando sea capaz de ser dueño de todas y cada una de ellas o su propósito sea noble. Que nunca, jamás por imposible que parezca, sus discursos públicos o privados, sean el refugio de un cobarde.

Respecto al conjunto de partidos españoles en oposición, me alegrará que sobre todo usted esté a la altura suficiente para verlos como lo que son, contrincantes que a su muy especial modo (difícil de entender a veces e imposible de justificar otras) también quieren la mayoría de ellos lo mejor para este país. No olvide guardarles siempre el respeto suficiente para mantener su propia dignidad, pues son los legítimos representantes de otros ciudadanos de este país. Así, cuando se sientan tentados a derribar sus logros o no entiendan de colaboraciones hermanadas, tal vez usted pueda ser lo suficientemente profesional como para reconocerles algún valor en su crítica, sin dejar de señalar con contundencia los disparates si los hubiera. Porque es probable que con esa actitud obtenga ese orgullo que solo puede alcanzarse cuando alguien reconoce la necesidad y conveniencia de una oposición política (lo que para una empresa la competencia), y pueda usted seguir su propio camino político con la actitud serena y segura de un líder, de modo que nunca tenga que presumir de victoria pírrica alguna. Usted también comertera desatinos, sea consecuente y no trate de persistir en los errores.

Por favor, cumpla todas las leyes de prevención de incendio político y tenga siempre un extintor para apagar velozmente cualquier connato, con justicia y sentido común, sin que le tiemble el pulso o le intimiden sus miedos. Cuando vaya a rivalizar dialécticamente con alguien fuera de los cauces previstos por la constitución para su actividad política, que sea porque como mínimo posee la capacidad de un orador, la templanza de un monje y la valentía de un torero. Porque si sus palabras son las adecuadas, le sobrará toda cohorte de saltimbanquis y demás distracciones publicitarias. Este pueblo de ahora, esta hermosa y desconcertante España donde me nacieron, es ya un país con los ojos abiertos, que va a golpe de errores y aciertos alejándose de una democracia adolescente , y que está más preparada para vivir una larga madurez, responsable y realista. Ya no somos por tanto tan inocentes, tan ingenuos, ni tan frágiles, no seremos el rebaño de la clase política, el sueño de los manipuladores o el objeto de deseo de el periodismo más partidista. Queremos saber, queremos poder ser libres de la única forma posible y sin verdad no hay ninguna posibilidad de libertad.

¿Llegara usted a ser un líder, Sr Rajoy? Disculpe si le señalo que para mi ese es un concepto que no le darán las urnas y que deberá usted alcanzar a golpe de experiencia.

Este país enfermo de inactividad y escaso de valores fuertes donde sostenerse, quiere y necesita pasar a la actividad constructiva, recuperar el orgullo de ganarse el pan por sí mismo y poner de nuevo en valor la honestidad, la compasión, el esfuerzo, la imaginación, la lealtad, el compromiso, o incluso la alegría, necesita ser un país respetado mayoritariamente por los suyos y por el resto del mundo. Necesita recuperar el honor y el valor de la palabra.

A veces creo que hay que estar poco cuerdo o ser un político vocacional para aceptar el encargo inmediato de poner a salvo a 4.978.300 de personas paradas y a quienes dependen económicamente de ellos. ¿Es usted un loco trajeado o un político vocacional, Sr Rajoy?

Tal vez por eso Sr Rajoy, porque necesitamos vocación, entrega y responsabilidad política, lo primero que debe decirnos claramente a todos los españoles es hacia donde tiene pensado dirigir este barco, en manos de qué tripulación vamos a dejar nuestros escasos recursos, y cuáles son los bienes reales que tenemos para comerciar caso de llegar a buen puerto. Sr Rajoy venza cualquier tentación de insinuar cuando llegaremos a buen puerto hasta que no vea realmente aquella tierra fértil de la que probablemente habla en su programa electoral. No va a ser fácil atravesar tormentas económicas y emocionales, pero mientras sea difícil no será imposible. Sea claro pues, Sr Rajoy, desde el minuto uno, veraz y prudente desde el primer segundo. Pondere siempre que pueda, entre lo que sabe y lo que debe dar a conocer de inmediato. Recuerde que la incertidumbre enferma a las personas y nos necesitamos todos.

Durante estos años no olvide que son muchos los adolescentes que se estarán educando en un entorno inestable y mientras se arrastran las consecuencias nefastas de esa sociedad imposible que pretendimos crear. Ellos, nuestros hijos, los nietos de alguien, habrán de afrontar con empeño las dificultares escolares presentes y los problemas personales de sus padres y todo ello, será una impronta para su personalidad futura. Sea siempre un buen ejemplo sobre todo para ellos, que serán los que tendrán que lidiar con las consecuencias a largo plazo de nuestra ceguera y los que también, en el mejor de los escenarios, paguen con su esfuerzo futuro, su pensión y la mía. Los necesitamos fuertes, y comprometidos, preparados y honestos. Así que tenga siempre tiempo para pasarse por colegios, institutos públicos y privados, hospitales, residencias de ancianos, y centros de apoyo a los desfavorecidos. Porque supongo que si lo hace las conclusiones de su trabajo serán siempre mucho más realistas, justas y claras.

Mi generación como la suya, creció con la vergüenza y la pena de saberse parte de un pueblo que pasó una guerra fratricida. Acarreamos con las consecuencias de una guerra marcada a fuego en el inconsciente de nuestros padres.  Las generaciones de ahora crecerán con la vergüenza de saberse uno de los países más escrutados por Europa debido su alto endeudamiento y su vergonzosa tasa de paro, y con esa historia reciente y el recuerdo inexorable del pasado mas infame, tendrán que afrontar un preparado y competitivo mercado exterior para poder vender sus productos o incluso su propia imagen, y me temo que tendrán la ardua labor añadida de convencer al resto del mundo, de porque sí se puede confiar en un español, en su trabajo y en su palabra. Ayúdeles sabiendo estar usted a la altura de las circunstancias nacionales o internacionales o pasando el testigo a tiempo si no fuera capaz.

Ah, Insista usted con su inglés y no descarte aprender el mínimo alemán, chino, indio, o lo que sea que fuere necesario para entendernos con el mundo o con nosotros mismos y rompa esa lacra tan española de no saber idiomas, de modo que ya no haya generación despues de su mandato que crezca sin ser al menos bilingüe.

Por mi parte, me comprometo a hacer de cada día una razón suficiente de futuro y confianza, a no perder la fe en el futuro de este país, a no caer en el desánimo y a trabajar cada día sin demasiadas lamentaciones por muy mal que vengan dadas, de modo que con el esfuerzo individual, de cada uno de nosotros, ayudemos a quien gobierne este país a conseguir rápido un digno destino para todos.

Y escribo todo esto cuando cuando un sistema fiscal que te exige cumplimiento de impuestos a lo largo de toda la vida puede dejarte en el desamparo cuando realmente lo necesites y cuando todavía titubea a la hora de distinguir entre víctima y verdugo, claro que tal vez sea entonces yo la loca, Sr Rajoy, por pensar que podemos, que debemos, que lo haremos, mejorar entre todos nuestro futuro, digo.

Buena suerte señor Rajoy, ojalá que los españoles le podamos reconocer algún día no solo por lo que hoy ya es, sino por haber sido el líder necesario y un buen presidente para la mayor parte de los españoles.

domingo, 16 de octubre de 2011

If I were a dog. Video.

video

Cuando aceptamos los retos de la vida, encontramos siempre la mejor manera para sobrellevarlos.  Pero es al recoger de cada experiencia importante que vivimos, aquello que nos hace ser mejores de lo que éramos antes de ni siquiera imaginarla, cuando entendemos porqué a veces las cosas que nos convienen, no son siempre las que habríamos elegido por nosotros mismos. Sin la intervención de un ser superior, del azar o del destino no avanzaríamos en nuestro conocimiento o en el del mundo que nos rodea.

lunes, 12 de septiembre de 2011

El diccionario impertinente (VI): Vergüenza






Vergüenza.



1. f. Turbación del ánimo, que suele encender el color del rostro, ocasionada por alguna falta cometida, o por alguna acción deshonrosa y humillante, propia o ajena.

~ ajena.
1. f. La que uno siente por lo que hacen o dicen otros.


Una de las cosas buenas de tener un amigo inglés es que acabas descubriendo cosas sobre tu propia patria en las que a lo mejor no hubieses nunca reparado. Y así sin más, entre charla distendida o clase y clase, me entero de cosas peculiares; como que los ingleses no suelen marearse aunque lean en el coche o que ignoran lo que es pasar, (ni tienen expresión correspondiente) “Vergüenza ajena”. Me sorprendió tanto cuando me lo dijo, que pensé que mi amigo “iba de coña” que es otra expresión española (pelín más fea) que por cierto no sé si tiene exacta traducción tampoco…
Pero pasados los lógicos segundos de estupefacción, este descubrimiento me dió la pista para comprender porque los españoles somos tan negados para los idiomas.



Creo que definitivamente los españoles, arrastramos con nosotros ese sentimiento de vergüenza ajena tan patrio, desde muy temprana edad y si ya es duro sentirse avergonzado en ocasiones por uno mismo, hacer que los demás sientan vergüenza ajena por nosotros es más cruento.

Así que no abrimos la boca ni bajo presión, por muchos años de estudio que le dediquemos al idioma inglés, no vaya a ser que a nuestro interlocutor se le ocurra sentir más vergüenza que nosotros mismos al escuchar nuestro acento maño en la palabra “beautiful”. Pero lo cierto es (aunque el asunto de también para situaciones humorísticas), que cuando un español siente vergüenza ajena, creo que lo pasa peor que cuando simplemente siente "vergüenza".

Hace mucho tiempo, antes incluso de saber que esto de pasar vergüenza por la conducta de otro es además de estúpido algo casi exclusivamente español, que pensé en no volver a sentir por nadie esa vergüenza ajena. Porque al sentirla me obligo a ser juez de una situación que no me pertenece, a presuponer que lo que yo haría es mejor que lo que está haciendo el otro, y eso, me sitúa en una posición que nadie me ha pedido ni necesita, la mayor parte de las veces. Pero como ya voy teniendo unas cuantas lunas llenas, cuesta cada vez mas desligarse de algunas costumbres o hábitos arraigados y estos días me ha sido inevitable recordar cuando fue esa última vez que sentí la española verguenza ajena y al hacerlo, he recordado especialmente una y me he vuelto a sonrojar.



Me refiero a cuando nuestro actual presidente no supo estar a la altura de los encuentros internacionales a los que asisitía y aparecia en la televisión como un niño asustado en el patio de un colegio, mientras el resto de los presidentes de otros países se comportaban como se espera y se saludaban cordialmente y con dignidad entre ellos, sin razones que los arrinconen o los dejen quietos en su silla, por ejemplo. En ese momento, me entraron ganas de llamar a mi amigo inglés y preguntarle qué nombre le ponen a los ingleses a algo así y hacerme la chulita, por la riqueza un tanto limitante eso sí, de nuestro lenguaje. Porque digo yo, caso de ser un presidente inglés el que hubiese actuado así, algo habría sentido mi amigo no? (Un presidente inglés nunca hubiese actuado así, I anwer myself)


Pero hoy es once triste de septiembre y eso me ha hecho pensar simplemente en la vergüenza. Muchas son las veces que he sentido vergüenza, pocas sin embargo las veces que he sentido vergüenza de ser española, tal vez solo una (es lo que quiero creer y por tanto lo creo) y fue hace diez años, tras la caída de las Torres gemelas. Solo hay que tirar de hemeroteca para ver nuestra capacidad de empatía y nuestra verdadera preocupación en esos días. Pero lo más sangrante de nuestras reacciones fue, que no solo la tinta impresa era distante y emborronaba con dislates lo acaecido, (se lo han buscado por imperialistas, era la conclusión más baja y popular) sino que en las charlas con mis conciudadanos el sentimiento antiamericano más arraigado en nuestra sique salía sin pudor en el momento más indecente, y se encontraba con nuestro miedo más cobarde haciendo prácticamente culpables a las víctimas y a occidente.

Desde entonces no paro de preguntarme para qué sirve la vergüenza y si ya con mi edad la necesito para algo. Aunque, si la desterresase de mi vida, tal vez debería encontrar otro estado de ánimo con que definir algunas cosas que sin que me afecten directamente a mí, me turban o me producen sonrojo.
Creo que hablar con mi amigo inglés y que me de una buena pista será de gran ayuda, porque ingleses sonrojados, en la playa almenos, los hay….y que hacen tonterias también. Definitivamente sí, debo encontrar un sustituto para la vergüenza ajena porque, aunque nuestro presidente actual tenga ya sus días de ejercicio contados (y su sueldo asegurado), otros vendrán que sonrojados nos pondrán…




Se cumplen diez años de unos hechos que cambiaron el discurrir del mundo pero que sobre todo se llevaron la vida de más de tres mil personas, personas de muchas partes del mundo acogidas en Nueva York, entre ellas una española. Pero los americanos saben cómo honrar a sus muertos y seguro que sus ciudadanos saben cómo unirse sin sentir vergüenza, para dar los honores que consideran oportunos a sus cuerpos de seguridad y a todos los ciudadanos muertos en atentado terrorista, fueran o no americanos.

miércoles, 7 de septiembre de 2011

WhatsApp





Hoy he soñado que me clavaban un lápiz en el ojo y tenía que pasar así por una calle oscura, vieja y estrecha, llena de cucarachas enormes y entonces me he despertado helada, tan fría como un muerto. Y eso me ha hecho pensar sobre caso de que me pasase algo serio (pero no definitivo, ya me entiendes…) que cambiase mi vida
Crees que me habría dejado algo importante por hacer?




Puede, ¡Mi paga del mes!...ja,ja, Nunca me has dado una.





Bueno vale, veo que por lo menos te he enseñado a tener sentido del humoooor. Así que eso, lo he debido hacer bien…no?




Eres muy tonta…



Ya, ya, no me dices nada nuevo!, pero lo que realmente te pregunto es: Qué puedo hacer por ti? (Que salga gratis por favor!!!)




Quererme siempre…



Ehhh Mmmm suena bien lo que me dices! Pero dime, te has sentido hasta ahora querida por mi?



Mmmmm, menos cuando me miras mal..pero siiiii




También te quiero cuando dices que te miro enfadada. Quererte es fácil para mí. Lo que no es tan fácil es ser sargento, policía, coleguilla, profesora, angel, guía, chofer, cocinera, planificadora, supervisora, paseadora de perros y adivina!!!!…jeje.




Ah sí? Porqué?






Te refieres a quererte? Es fácil porque siento respeto por ti, admiro muchas de tus cualidades, eres buena, luchadora y..¡Porque sabes pedir perdón cuando te equivocas! y al compartir tanto tiempo contigo, yo también he aprendido mucho en todos estos años de crianza :)
Así que supongo que no lo estoy haciendo demasiado mal, no? Bueno a lo mejor un poco a veces :(



Que nooo que lo estás haciendo muy bieennn mami!!





Me alegro, porque para mí eres una piedra dura y preciosa, aunque… ¡Quede mucho por pulir! Pero no te preocupes cariño por suerte para ti también puedo ser joyera y mi joya es única, así que cuando salga al mundo será casi, casi, perfecta y brillará feliz durante espero mucho tiempo. Pero ah, tienes que ayudarme tu!!!






Tqmxo






Tqmxo

martes, 6 de septiembre de 2011

S E P T I E M B R E

Fue primero septiembre un olor; intenso, seco, inocente, que perfumaba el viento al jugar con las limpias hojas de los libros nuevos y me traía su aroma a tinta impresa y al pegamento que las unía levemente al lomo . Sí, septiembre olía entonces a plástico de forro y celo, a la goma negra de los zapatos y a la que borraría mis futuros errores escolares. Aquel desgastado septiembre es el que amarillea ahora en la memoria frágil de mí historia niña.

Mudó raudo septiembre su tierna piel tostada por agosto y fue sobre todo sonido, melodía de melena lacia, con acordes de ranchera, pasodoble y rock and roll, que se acompañaba de silencios rotos por la pólvora, por el silbido amenazante de los correcaminos y su eco en las calles del pueblo. Y sus días, fueron principalmente siete, pisados con fuerza por la pezuña de morlacos embolados mientras quedaban sellados por las ruedas de remolques ociosos sosteniendo el griterío del gentío. Aquellos septiembre, fueron para mi, mañanas frescas, que tempranas se sucedían hasta llegar a la puerta del colegio y traían consigo el tic tac, tic tac, que señalaba la hora punta para dejar caer después su ring más impertinente y perezoso. Septiembre sonaba joven, a la cálida voz de los amigos, al reencuentro, sonaba franco, a carcajada y a voz docente.

Septiembre se fue y regresó cambiado. Tan tristemente cambiado a veces, que al cabo de un puñado de viajes se tornó aburridamente esperado, sensitivo y el tiempo más tormentoso se apropio de su poder sencillo y me ahogaba llevándome consigo. Aquellos septiembres tristes me amordazaban, me ninguneaban y me enseñaban sus dientes de depredador silencioso, cobarde, sus garras salvajes y su nauseabundo miope aspecto familiar. Y su sonido fue entonces llanto silencioso y solitario durante demasiado tiempo, su sabor amargo y su olor sanguíneo.

Ahora de nuevo ha regresado septiembre, con una luz intensa y me mira de frente sin odio, sin rencor y sin olvido. Y yo, le siento inmensamente blanco, fiel, y extrañamente mágico… tan mágico que me imagino de nuevo contigo de la mano, paseando ahora por otros caminos abiertos entre pinos espesos que frondosamente añaden sombra a un mes soleado de días amables, rutinarios, llenos de horas donde escribir en negro las primeras líneas mi año próximo. Porque a pesar de que soy propiedad indiscutible de enero, es septiembre el que por alguna razón se cita cada año con mi alma, la examina, la conmueve, la agita y la obliga una y otra vez a llorar sus pesares, a perseguir sus sueños o a agradecer la vida.

Septiembre, de nuevo estás aquí y aquí estoy yo también esperándote, menos inocente, menos ingenua, menos doliente y mucho más serena porque sobre mí pasan los septiembres y octubres y noviembres… que acumulan vida, ausencias, rupturas y me restan días…No, mi calendario no es en absoluto perpetuo como lo es el tuyo, pero está lleno de números y casillas con sorpresa, dispuestas tal vez en un desorden tremendamente ordenado y creado con la inocente ambición de no dejarme nunca indiferente y aprovechar los días como merecen.

jueves, 7 de julio de 2011

Lectura silenciosa sobre el agua de lluvia.

Tommy y Jane se ignoraron por quinta vez aquella mañana. Un simple ¡hola! por parte de Tommy y una árida respuesta de Jane, era todo lo que hablarían durante ese día y probablemente los siguientes cinco. La voz de Tommy era casi inaudible cuando saludó, pero la de Jane en cambio, había sido clara y fuerte como el agua de una catarata que golpea enérgica el caudal de un río bravo.




El hecho de haber tenido unos padres amorosos pero poco disponibles y la corta edad que les separaba, había unido de niños a los dos hermanos de un modo casi mágico, obviando a la caterva de hermanos que les distanciaban en edad por encima o por debajo, es más, ese vínculo entre los dos, les había conducido a tomar posiciones cercanas y conciliadoras durante toda la infancia cuando surgían inconvenientes.



Se podría decir que Tom y Jane habían sido siempre distinta cara de una misma moneda. Por ejemplo, cuando eran pequeños, jugaban a dejarse un bigote de leche y apostaban sobre quién de toda la familia sería el primero en decirles algo. Esa pequeña tontería les hacía creer que ellos eran reales y no estaban dentro del sueño de alguien, desapareciendo para siempre cuando despertase.



La mayor parte del tiempo la vida de los niños transcurría tan alejada de los mayores, que les hacía dudar sobre el mundo al que pertenecían. Jane, que siempre había sido más imaginativa que Tommy, y le aventajaba en edad por unos meses, solía inventar historias sobre las razones de su existencia. Cuando estaba positiva, le decía a Tom que ella era la hija del jefe de una tribu del amazonas y que había sido secuestrada por unos exploradores que al darse cuenta de sus poderes la abandonaron en la furgoneta de reparto de sus abuelos y que cuando su abuelo regresó a la furgoneta para hacer la siguiente entrega, se encontró con unos ojos negros escondidos entre el pan que le hipnotizaron y le obligaron a encontrar un lugar definitivo para ella y como el abuelo no era hombre de relaciones importantes, lo único que se le ocurrió fue llevarla a casa de su único hijo que por entonces ya tenía otros ocho hijos. A Tommy, las historias de su hermana le parecían asombrosas y le rogaba con carantoñas que le contase cual había sido su propio origen, pero Jane nunca perdió tiempo encontrando una historia extraordinaria sobre el origen de su hermano, se limitaba a decirle:” Mi niño tu no vienes de ningún lado estas hecho de agua de lluvia bañada en chocolate de la abuela”. Y aunque aquello le parecía a Tom un poco extraño se alegraba cuando lo escuchaba, ya que le permitía entender fácilmente porqué su color era tan diferente al de sus otros hermanos. Pero con el paso rápido del tiempo, aquella moneda brillante y de valor que formaban los dos, comenzó a desgastarse apresuradamente como se desgastó la infancia y después la adolescencia y daba la sensación, de que a veces lo hacía por un lado más que por el otro, razón por la cual a Jane le entraban ganas de liberarse de su familiar cruz y empezar de nuevo lejos de ese lugar que asomaba tan tímidamente al mundo, sin apenas árboles que protegiesen sus sueños nocturnos u ofreciesen copas a las que trepar para coger nubes de colores que retorcer entre las manos para conseguir así lluvia fresca para el chocolate de la abuela. Cuando Tommy discutía con Jane, también deseaba cambiar su cara del otro lado de la moneda poniéndole un bigote largo y puntiagudo como los cuernos de un mamut que pinchasen a cualquiera que osara acercase demasiado.




Dependiendo de la luna Jane se creía hecha de la misma aleación que Tom o no, y esa creencia le hacía pensar que tal vez no fueran tan distintos el uno del otro y que la diferencia de color era solo un trampantojo de los dioses para despistar, aunque últimamente, cada vez que se aferraba a esa convicción algo ocurría proveniente de Tom que le desmontaba tan extraña aceptación y dejaba de ser parte alícuota de una vieja moneda de dos caras diferenciadas, para regresar a la realidad.
Esta vez había sido un email. Escueto, y aparentemente falto de emoción alguna.





Bajo esa profesional apariencia de palabras escogidas dudosamente al azar, su hermanito le había golpeado de nuevo en el estómago. En lo que respecta a Tommy, él no sería nunca consciente de tales consecuencias , él solo se preguntaría por las dos palabras recibidas en respuesta a su email, incapaz de entender otro lenguaje que no fuese el que le dictase su miedo a la vida y la inseguridad de su personaje.
Porque hace muchos años que Tom es solo un personaje incorrectamente escrito por él mismo. Cada día durante sus duermevelas, se inventa ser alguien que no es, como cuando eran pequeños, y se colocaba el cubo del detergente en la cabeza fingiendo ser escolta real protegiendo a una princesa nórdica o como cuando caminaba junto a Jane haciendo todo el ruido posible sobre latas de leche en polvo agujereadas y a las que ponía una cuerda para que hicieran de zancos y poder estar asi a la altura de su adorada hermana.



Con esos juegos infantiles podían ir libremente a su aire por los largos pasillos de la casa porque rara vez alguien reparaba en ellos. Pero hace ya mucho tiempo que Tom no le pregunta a su hermana sobre su origen. Jane por su parte, también calla porque conoce desde hace años el secreto de los desvelos de Tommy pero jamás se los dirá. No tanto porque Tom lo fuese a negar, sino porque Jane dejó de hacer lecturas silenciosas sobre los otros, hace un par de años, cuando comprendió que el saber no siempre puede ser una ventaja y que no todos los problemas desean ser solucionados, porque para algunas personas vivir lo real sería como estar muerto en vida y no conoce a nadie que quisiera vivir con un zombi.
Así que la imaginativa Jane encaja como mejor puede los desvaríos de su desmemoriado hermano y cuando algo le molesta intensamente, cierra los ojos durante un rato largo, hasta que de nuevo recupera el latido adecuado para su corazón, y se imagina cabalgando en un caballo negro hacia el horizonte, pero como nunca lo alcanza, se baja de su fiel caballo sin darle mayor importancia y le da de beber una agua cristalina y fresca. Después vuelve a su vida donde nadie la espera y segura de que cuando algo le moleste intensamente podrá coger de nuevo su caballo negro y cabalgar hasta caer exhausta.





Un sentimiento de culpa le impide mirar a Tom directamente a los ojos para explicarle que cuando fingió que todos aquellos desconocidos del orfanato eran su familia, lo hizo porque sabía que con su edad ya nadie les ofrecería otra posibilidad. Pero lo que Tom en realidad no le perdona a Jane es que el color de su piel es tan blanco que le impide verla en los días de nieve o bruma invernal, y que entonces siente una soledad tan infinita que ni siquiera los sueños de la infancia son capaces de acabar con ella.

miércoles, 13 de abril de 2011

La realidad de lo virtual.




Hace dos años más o menos que escribí este post. Hoy, con la perspectiva del tiempo y un poco más de experiencia me ha parecido apropiado subirlo por fin a la red, por si pudiera serle de utilidad a otros padres "primerizos" o confundidos a veces, con esta realidad on line.
Todo cuanto expongo en estas lineas es desde luego una opinión, el punto de vista de una madre y nada tiene de ciéntifico, sin embargo, antes de que la sociedad estuviese tan "doctorada", ésta solía ser algo más empática y más activa, y las relaciones personales eran fecundas y positivas ayundando a la comprensión diaria de la vida. Hoy , la realidad se nutre de experiencias individuales que afrontan en solitario sus retos y sus miedos. Esa realidad que cada uno percibimos a nuestro modo, es algo que pasa más deprisa de lo que nos atrevemos a pensar, y si no actuamos vivamente en ella, nuestra vida y la de otros queda a merced de lo no dicho, de lo no pensado, de lo no compartido, de lo vivido. Lo virtual que ha llegado mezclado de realidad, no debe en ningún caso desvirtuar lo que sí es.
Sin esas otras vidas que han compartido sus experiencias con otros, el camino educativo hubiese sido para mí y para otros, mucho más agreste. Gracias a esos que directa o indirectamente mejorais mi particular conocimiento sobre el ser humano las cosas que a veces me impiden avanzar, recobran su forma original.

Mi particular experiencia nunca sería por sí misma lo suficientemente fuerte para configurar mis creencias más acertadas. Sin haber tenido también en cuenta la vuestra (todos los otros), esa que escucho, leo o vivo en ocasiones junto a vosotros es sin duda la información que completa el criterio que contruyo para vivir la realidad con la que me encuentro en este u otros temas. Hoy dedico este tiempo ha reflexionar sobre cómo internet es ya parte de cada familia. Como antes lo era la radio o la televión. Pero sus desafios son otros y sobre ellos me gustaría dejar aquí mi opinión.



Los padres de hoy en día, si bien perseguimos los mismos ideales de amor hacia los hijos, no somos en algunos aspectos como los padres que nos precedieron.Y no lo somos sobre todo porque la sociedad que tenemos tiene poco que ver con la sociedad en que vivieron ellos.

Es importante admitir esto si queremos avanzar en la educación de nuestros hijos. Si la escuela lo ignora y los padres lo negamos, si la sociedad solo se preocupa cuando hay algún acontecimiento que nos estremece, erramos. Todos. Existen o deberían existir, principios inamovibles que acompañasen siempre una buena educación, algo concreto en lo que estar de acuerdo todos, como por ejemplo el respeto a la natural personalidad del niño o el derecho a sentirse querido por sí mismo y no por sus logros, por ejemplo, pero incluso eso tan obvio puede llegar a ser difícil por nuestra cualidad de padres imperfectos. Cada caso es desde luego único y sobre él se gestan sus circunstancias particulares, tan reales como respetables. Es hora sin embargo de que los padres tomemos consciencia de que no podemos dejar nuestros hijos a expensas de los criterios educativos del partido de turno, de una ley de última hora, de educación personal improvisada, o de una justicia del menor que los proteja o los ignore, que les trate por encima de su capacidad o por debajo, por poner un ejemplo. Nosotros, los máximos responsable de su educación, sus padres, nos debemos a nuestros hijos desde el primer día en que decidimos serlo y hemos de velar por ellos cuando llegan a este mundo, cuando entran a nuestra casa, cuando forman parte de nuestra familia. En contra de algunas de las afirmaciones negativas y generalizadas que se escuchan sobre ellos, nuestros hijos si bien se muestran muy diferentes en algunos comportamientos a lo que nosotros creemos recordar que hicimos, la inmensa mayoría de ellos no son en absoluto peor que nosotros ni lo tienen tampoco más fácil. Esa es mi particular opinión. ¿Qué me hace pensar que yo hubiese sido mejor que él en sus mismas circunstancias? Incluso cuando pasan por periodos de extrema confusión durante su crecimiento físico o emocional y también cuando nos cuesta reconocerlos en alguno de sus jóvenes comportamientos, no son sino mariposas asustadas tratando de salir de su cómoda crisálida y deseando poseer las alas más hermosas, olvidandose tal vez de lo corta que es la vida de una mariposa. A excepción de los casos imposibles, que los hay (yo al menos conozco uno muy cercano que pese a haber tenido unos magníficos padres es hoy un ser humano adulto falso y amargado, incapaz de vivir y dejar vivir a los demás), cada joven va conformando su personalidad dependiendo de su educación, de sus elecciones y no solo de la carga genética de turno. Hemos de ser conscientes de cuánto nos necesitan y actuar. Estar muy atentos al entorno que les toca vivir y acompañarles vivamente sin son niños y un poco más discretamente pero con determinación, si son adolescentes. Si caminamos con ellos lo habremos de hacer por lugares ajenos y extraños a veces, para nosotros sus progenitores, como por ejemplo las famosas redes sociales..




Sobre las redes sociales se ha dicho ya casi todo y se va trabajando para que exista cierto control del mal uso que algunas personas hacen sobre ellas. Sin embargo están ahí ya y nuestros hijos están en ellas. Imposible ignorarlas o no formar parte indirecta o directa de ellas. No conozco un solo estudiante que no se haya asomado a ellas. Algunos estudios hablan del 80% en el caso de lo jóvenes españoles. Asomarse sin participar activamente, es también estar en ellas y en sus consciencias. La tecnología avanza increíblemente deprisa y además es ahora barata o gratuita (sobre todo si se conectan desde el colegio o en casa de un amigo). Esta aquí y ha venido para quedarse y revolucinal el mundo, así que debemos supongo, crearnos una forma adecuada de comportamiento sobre ella, un código ético responsable y admitirla en nuestro entorno. Crece y lo hace desproporcionadamente a la velocidad mental de muchos de nosotros y para cuando llegamos a sus propuestas, o a sus peligros, nuestros hijos hace días que están ahí. Lo conocen casi todo y a ¡casi todos!. Solo mirar el contador de visitas da vértigo. Admitámoslos, los niños y adolescentes de hoy en día son de algún modo, la “generación experimento tecnológico”, un fenómeno que a muchos padres les sobrepasa y a otros nos preocupa y nos mantiene ojo avizor, realistas del riesgo que corren y resignados la mayor parte del tiempo a un uso razonado del ordenador si no dolidos a veces por los errores que cometen en su aprendizaje o por lo que imaginamos que puedan cometer poniéndose en peligro. Merece la pena tomarse un tiempo para actualizarse en este asunto, porque es una parte obligada más, en la educación de estos nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos dentro de unas pocas décadas. Si van a salir a ese mundo virtual deberíamos reflexionar sobre cómo queremos que lo hagan. Personalmente me cuesta creer en recetas universales que sirvan para todos los padres porque cada núcleo familiar es un mundo y se rige por parámetros muy particulares, donde conviven criterios tan dispares como la madurez del menor o los miedos más ancestrales de cada padre. Para cada padre, la forma de abordar el asunto de Internet con sus hijos, será por tanto individual, específico y convendrá tener en cuenta, cómo es nuestra relación con ellos, nuestros hijos, además de cómo llevamos el asunto de las normas dentro de nuestra casa, cuanta intimidad estamos o no dispuestos a consentir, que grado de confianza o desconfianza estoy dispuesto a conceder etc.. Por ejemplo si pensamos que nuestros hijos tienen derecho a cierta cuota de intimidad, debemos recordar que nosotros tenemos también derechos además de responsabilidades sobre ellos y hacerlo compatible. Tampoco podemos ignorar que el tipo de uso que los adolescentes hacen de las tecnologías puede llegar a ser adictivo. Una taza de café para el adulto no es nociva pero cinco…empieza a alterar nuestro ritmo cardiaco y siete empiezan a decir que hace ver alucinaciones. Ya existen, estudios sobre las consecuencias de un uso prolongado del ordenador que no debemos ignorar y explicar a nuestros hijos. Pero hay también otros aspectos más sutiles pero extremadamente importantes que conviene no olvidar porque son aquellos que influyen decisivamente en el desarrollo emocional de nuestro hijo cuando se maneja en Internet por webs, chats, o redes sociales. Parémonos un segundo a cuestionarnos ¿Cómo está influyendo toda esta tecnología en ellos? Actitudes exhibicionistas, contemplativas, cotillas, pasivas, activas, exageradas, valientes, cobardes, amables, ineducadas, proporcionadas, inadecuadas, arriesgadas, mentirosas…unos victimas otros verdugos silenciosos, todas caben y son posibles de forma incluso más exagerada que en la vida real. Tal vez en nuestro afán de suponerlo todo no les hemos preguntado nunca por ejemplo lo más sencillo ¿Por que te gusta participar en una red social? ¿Qué esperas conseguir con ello? ¿Te parece que todo el mundo que está ahí es real? etc. Quizá debamos preguntar primero y sermonear después. En general estamos ya todos enterados de los peligros que tiene el quedar expuesto a merodeadores, pederastas, asesinos…y las alarmas sociales ya han sido activadas. Estremece recordar algunos casos aparecidos en la prensa. Pero el adolescente percibe el riesgo de una manera muy poco real más bien su tendencia es a tener un comportamiento arriesgado sin ser consciente. Este es desde luego un punto importante a recordar. Pero hay otros riesgos que debemos considerar importantes también porque pueden estar distorsionando la visión de lo que es o no correcto hacer cuando me relaciono en estas redes y me dirijo a otras personas o simplemente entro, observo, no participo pero hablo fuera de ellas, bien a veces o para injuriar o pelar a otros en ocasiones. Debemos tratar con firmeza de educar con una conciencia moral fuerte desde que son pequeños, antes de que sean capaces de encender un ordenador, de modo que cuando llegen a la adolescencia (y les pille desprevenidos) entiendan su importancia, en todos los ámbitos de la vida, los reales y los tecnológicos y sean capaces de distinguir lo que les perjudica o lo que les ayuda. Si ustedes han tenido acceso alguna vez a estos sitios de internet probablemente se hayan sorprendido por no decir escandalizado de cómo se expresan algunos de nuestros adolescentes y de algunas de las imágenes que cuelgan en ellos. Si se han mantenido al margen desde luego ignoran ese mundo y lo que está ocurriendo. Merece la pena si tiene hijos acercarse a él. Ahora bien no tiene sentido sojuzgar, cabrearse o buscar culpables (los amigos de su hijo, la sociedad, su propio hijo, o usted mismo). Tampoco evitar el uso de las redes de aquí a la eternidad (prohibir sin causa grave) por que forma parte de su realidad y su forma de relacionarse, el adolescente funciona unido a un grupo, y si eso de lo virtual no nos gusta a los padres, que se sientan descolgados y solos en su entorno, supongo que tampoco. Salvo en los estilos endogámicos de familia hiperprotectoras y educaciones un punto totalitarias, que deciden además vivir al margen de la actualidad y optar por la falacia de una seguridad ficticia la situación obliga a una reflexión. Lo que sí tiene sentido, ahora y siempre, es hablar con nuestros hijos, una y otra vez. Escuchar lo que tienen que decir. No con la pretensión de escrutar sus actos y creernos falsamente que lo sabemos todo sobre ellos solo por acceder a su mundo virtual. Incluso cuando hablamos con ellos no lo sabemos todo, ni lo que sabemos sea probablemente, exactamente como cuentan. Sino para acompañar y señalar caminos que les sean más seguros o menos temerarios, pero sobre todo para que no se creen la falsa idea de que es mejor contar a un desconocido como se sienten, que a sus propios padres. Para algunos padres el comportamiento de sus hijos en estos sitios podría ser una pista para ayudar a ese hijo y detectar desarreglos de crecimiento. Saber hasta el punto que podamos o consideremos adecuado qué hacen con su tiempo en la red es importante. (Y admitir que será difícil a partir de cierta edad, conocer todos los indicadores de peligro, también). Busque para ello el momento perfecto si es que lo hay, y las dosis oportunas en que debe pronunciarse sobre este tema. (la sobredosis y la desconfianza continuada, ya se sabe, mata cualquier relación) Si no nos mantenemos, ojo avizor cualquier niño bien educado y atendido durante su infancia puede adoptar actitudes aparentemente de poca importancia pero que a no muy largo plazo y si no hablamos con ellos con convencimiento, puede darles una falsa referencia de lo que esta bien y de lo que está mal. Puede suceder que esa conciencia moral que se deba hacia sí mismo y hacia la sociedad desaparezca, se diluya entre una masa de gente virtual y su virtual comportamiento. Debemos estar muy atentos al lenguaje que utilizan en la red, a la forma de expresarse y explicarles (son listos) el poco sentido que tiene hablar con chulería o improperios. Si ellos no hablan así normalmente (al menos no deberían), menos han de hacerlo en la red. Han de saber que el respeto es condición indispensable y que ni deben insultar, ni ser insultados por la red. Mentir, no está bien en la vida real y no lo está en la red.(aunque sí se deben omitir datos personales) Si no tomas alcohol, no es guay decir que el último fin de semana fue un pasada porque bebiste y estuviste en la siete donde viste a fulanito. Es bueno hacerles entender que esa imagen que ofrecen sobre sí mismos produce una distorsión que puede perjudicarles ahora y en el futuro. Respetarse así mismo es respetar a los otros. Por poner un ejemplo sencillo que puede darse entre usuarios de once años que mantienes sus primeros escarceos en la red. Hay una tendencia entre ellos que se propaga con aparente buena fe que consiste en que con la confianza que da ser amigo y casi como prueba de esa amistad, le participo de mi contraseña o le hago el favor y hablo desde su usuario, haciéndome pasar por él. Eso no está bien. Aunque la intención sea buena. Suplantar personalidades solo puede traer problemas y no puede ser una actitud tomada por corriente. Es normal que el niño inmaduro e inexperto, no pueda verlo de esta forma, por eso debemos señalarles el problema de esa actitud. En cuanto a la estética de las fotografías hay un nuevo lenguaje visual que es el que esta de moda ( y eso forma parte de la edad como lo forma la forma de pensar o hablar, la jerga, los grupos musicales, o la forma de vestirse) ahora bien, todo tiene límites y estaría bien que comprendiesen cuánto les perjudica ahora y en el futuro hacerse y colgar fotografías inapropiadas. En general Internet debería regirse por la misma regla de la correcta educación que en la vida diaria (aunque reconozco que en esta cada vez se encuentra menos gente con esa cualidad) y como en la vida no virtual, es importante que sepan que el hecho de que otras personas se comporten de un modo grosero no lo hace “normal” y no lo vuelve apropiado. Que los ataques e improperios hacia una persona los convierten en personas cobardes y populares solo para los descerebrados. Es imprescindible entender que en el momento que cuelgas una foto o texto, no hay marcha atrás y aunque un día te des de baja de ese sitio alguien en algún lugar del mundo o de tu propio entorno puede tener una copia en su ordenador y hacer un uso indebido de esa información. Existen reglas y debemos razonarlas previamente y transmitirlas a nuestros hijos con seguridad y firmeza. Reglas de seguridad en la red Reglas de comportamiento en la red Reglas de contenido (lo que visito lo que escribo) en la red. Tiempo de navegación. Hablemos y escuchemos a nuestros hijos y firmemos lo más parecido a un acuerdo amistoso, unas reglas según la edad y valores que consideremos. Pero sobre todo no dejemos en manos de nadie la educación de nuestros hijos. Los niños están ahí para ser corregidos en sus errores antes de ser reprendidos, pero si desde luego su niño fuese uno del genero “incapaz” y me refiero poco dado a corregir su actitud pese a haber sido amonestado, pida ayuda porque la personalidad de su hijo y por tanto su futuro sostenimiento en esta sociedad compleja e incierta, está en juego. El riesgo que corren algunos padres de mirar hacia otro lado es demasiado alto para un ser tan preciado y único. Actuemos como padres y asumamos todos los retos que nos tengan que venir. Y todo y sobre todo por ese vínculo de amor que nos ha de unir a ellos. Quiero pensar que estas generaciones experimento saldrán airosas y no quedarán por siempre atrapadas en los peligros de la red. No lo demore y actúe rápido, porque cada día para un adolescente o un niño es importante. Luego cruce los dedos por que incluso tratando de crear un escenario favorable, siempre habrá algo que se nos escape y nunca podremos protegerlos todo lo que nos gustaría. Cuantos más seamos los que hablamos y educamos con compromiso a nuestros hijos mejor será para ellos el ambiente social en el que se desenvuelvan, sumemos fuerzas, porque podemos conseguirlo, porque debemos conseguirlo. Que esta generación G.e.t. salga airosa del reto que en ese sentido tiene por delante, depende en gran medida de nosotros, los adultos y de nuestra unión colectiva y virtual. Pongámonos en movimiento unos pocos y enseguida algo empezará a cambiar...tal vez por todo el mundo. Porque si educar ha sido siempre un reto elevado, adaptarse a los tiempos no lo es menos. Porque aún teniendo al mejor hijo junto a nosotros la influencia exterior que reciben es superior a ningún otro periodo de la historia y porque nunca fue fácil crecer y hacerlo todo bien. Como tampoco lo fue nunca ser Padre y ganarse el cargo por mérito propio. Creo que podemos y debemos presentar a nuestros hijos la mejor herramienta educativa, nuestro propio ejemplo.

22,30h en un descanso, la adolescente deja el libro de ciencias sobre la mesa y se apresura nerviosa a encender el ordenador. Hoy es un día de excepción y un ritual de este día que la llena de emoción, es "entrar" en el tuentí a visulizar los menanjes que sus amigas y conocidos le han dejado en la red justo hoy, el día de su dieciseis cumpleaños. Su exclamación lo dice todo. Debe ser algo bueno por su sonrisa. Ríe y en voz baja dice algo parecido a esto: diez collages, veinte privados, siete fotos, e incontables mensajes. Vuelve a reir, los mesajes de sus amigas son largos y cariños. Al cabo de un rato cuando el subidon va de bajada se percata de que tiene mucho que leer y contestar. Se agobia. Mañana hay colegio y quiere agradecer las palabras que le llegan. Palabras extremas, emocionales, púrpuras, palabras que la ahogan y le arrancan lágrimas y carjadas, que le traen recuerdos de cuando eran niñas donde toda preocupación era ver quien se ponía en el medio en el baile o hacia de madre.

Sus manos van por el teclado como nunca lo haran las mías ni habiendo pasado por una academía. Los dedos vuelan ágiles, locos, cansados, felices, por el teclado. Si fuera música, su tic toc, sería una melodia alegre y siempre insuficiente.

Es diez de mayo del año dos mil once. Lo virtual parece tan real ahora en el brillo de esos ojos, que dudo donde está la difencia. Son las redes sociales sí, y aunque no sea mi mundo es sin duda parte del suyo. Recuerdo el vértigo que me sigue dando a veces no saber...cuando se conecta, pero hoy, hoy solo puedo agrader a la red este regalo de cumpleaños.

martes, 15 de marzo de 2011

Nada que ganar. Mucho que perder




Me temblaron las piernas, como hojas caducas de otoño y eso es algo pelín raro en mí. De hecho, no recuerdo ninguna ocasión anterior en la que me sucediese algo así y tengo en mi haber ya, unas cuantas horas navegando por corrientes turbulentas que no sabes cuándo acabarán o donde te llevarán, minutos desgarrados por situaciones de cruel impotencia y cómo no, también acumulo otras tantas horas vuelo de origen surrealista, o tragicómico. Todas ellas ahora revueltas dentro de la misma vieja maleta degastada. Vamos, exactamente igual supongo que cualquiera de mi edad y que haya estado atentamente vivo. Es lo que la mayoría llamamos “experiencia” cuando queremos decir “madurez involuntaria”. Así que pensando en lo que sucedió esa mañana, en principio y en tan escasos minutos, no parece ni valiente ni apropiado que me temblaran las piernas, las mismas que me sostienen cada día en mayores dificultades. Pero lo cierto es que sí lo hicieron, así que de nuevo hoy he vuelto a pensar sobre si el destino está o no en nuestras manos, sintiéndome por otro lado, aliviada y agradecida de que éste, no dependa de nuestras miserables piernas.




Parece ser que todas las decisiones que tomamos pasan primero por nuestro cerebro, incluso aquellos movimientos de nuestro cuerpo que parecen involuntarios lo hacen, así que visto lo visto si esto es así, mejor no dejar que nuestro cerebro acumule polvo porque de ello depende actuar como la ocasión lo requiere, evitando ponernos en situaciones indeseables, incluso cuando eso que llamamos azar se pone cabezón o un punto grotesco. Aunque también hay quien afirma que a toda decisión le precede una emoción. Y yo particularmente me uno intuitivamente a esto último, será por como soy, o por lo que veo. Pero lo creo. Una emoción una decisión.


Como últimamente estoy aprendiendo mucho y muy deprisa del tiempo que empleo paseando a nuestro beagle, narraré esa situación temblorosa a la que me refiero considerando la anécdota en cuestión, una situación de “perros”. Ahora bien, por el cariño que les profeso a todos los canes que conozco, me disculpo con ellos de antemano, porque a menudo su comportamiento canino es más civilizado que el de muchos de los hombres y mujeres que poblamos este desconocido y mal trado mundo.


Ellos los fieles chuchos, no son tecnológicos sino naturales, no pueden sacar cómodamente sus frustraciones personales con la palabra, ni aportar su lógico y más que coherente punto de vista. Llegados a este punto conviene recordar que no todos los perros de la misma raza se comportan igual en todas las situaciones, sobre todo porque a veces ahí estamos nosotros los humanos para confundirlos y que a veces no sepan lo perros que son. Dicho esto paso a contar porqué a esta perra que hoy escribe le temblaron las patitas el pasado sábado.








La anécdota tiene lugar entre una Yorkshire histriónica, un equilibrado Labrador retriever, una clarividente Border Collie y un Rottwiller analfabeto emocional. Es sábado pecador por lo que el Labrador Retriever y la Border Collie se han levantado tarde y perezosos porque el día anterior tuvieron, una estupenda cena celebración con su pandilla de perros (por fin un amigo perro se libera de la cadena que lo unía en agonía económica a otra perra de temperamento peculiar) y tal y como merecía la ocasión, remataron la celebración cantando fados en el Garito de Gareta. Pero como esta alegre manada ya dejo atrás sus años más perros hace tiempo la falta de costumbre les deja a todos hechos unos zorros y claro, no son zorros, sino perros sabuesos de mediana edad y eso pues se nota a la mañana siguiente. Así que lo dicho, El fuerte retriver y la imaginativa collie se levantan cansados y se van al encuentro de otros perros moteros de magestuoso porte (un Gran Danés, un Leonberger y una encantadora Chow Chow), a tomar un café noire de alto riesgo, a la estupenda y recien estrenada cafetería de Ranillas spa club de golf.




A la vuelta del entrañable encuentro, el economista Retriever se acuerda de que tiene que pasar por el cajero y se dirige sin dudarlo a uno cerca de la zona donde viven. Junto a esa entidad bancaria hay un montón de perros de todas las clases tomando el aperitivo en una mañana impresionantemente soleada y tranquila, donde nada hace anticipar lo que va a ocurrir. Razas pequeñas, medianas, grandes y extragrandes todas ociosamente ocupadas olvidándose por un momento de terremotos nipones, crisis mundiales, antentados islamistas o políticos mediocres. El Labrador retriever se dirige apresurado junto con su Collie al cajero en cuestión. Dentro, hay una Yorkshire en vaqueros que se toma su tiempo en consultar lo que parecen las mil y una cuentas del marajá. Está de espaldas y nada en ella merece especial atención. Después de un ratito el Labrador ya no mueve la cola tan alegremente , la collie lo percibe y lo olfatea cariñosa y antes de que le diga ni guao le señala un cartel en el que se informa a los usuarios que el cajero no funciona es decir que está "out of order". El labrador, haciendo honor a su raza le dice que "ni caso, que lo pondrían durante la semana y que seguro se olvidaron de quitarlo el viernes". La Collie lo mira incrédula porque él hace ya unos años que no trabaja en esa oficina y porque la Collie no entiende mucho de oficinas bancarias y carteles olvidados. De hecho cree que cada vez entiende menos de lo que mueve al mundo y más de lo que lo agita.




Pero aún así, se queda intrigada y en silencio moviendo de rabo, preguntándose si su admirado Labrador tendrá o no razón. El Labrador le ladra a la Collie para decirle que la York shire se está tomando su tiempo (un huevo de Mastín Español, de tiempo) y luego se gira y golpea el cristal de la sala del cajero. Después le pregunta a la perra de dentro del cajero, con enérgica voz de Labrador si funciona o no el cajero en cuestión. La Yorkshire que está encerrada dentro bajo siete candados, ni se gira. Pero cuando termina sus asuntos sale ladrando histriónicamente y acusando de vaya usted a saber que guaus al tranquilo Labrador, poniendo en su boca guaus que no son suyos. Por supuesto al macho Labrador no le hace gracia que le ladren sonoramente en la jeta y la collie tratando de suavizar la situación, le dice a la Yorkshire que "mire el cartelito y verá como lo que le han preguntado es simplemente si el dichoso cajero funcionaba". Pero a esa perra vaquera le importa un bledo el cartel y la madre de quién lo hizo, así que la Colli decide pasar enseguida de esa petarda. Todo ese show imporvisado llama la atención de los perros que hay en las mesas de los bares cercanos que sin embargo, apartan sumisamente la mirada cuando de repente, de una de esas mesas cercanas, se levanta un Rottwailer aceituno, que cuando llega a donde están los otros tres perros, tiene esa posición de ataque propia de la raza.Va embutido en una camiseta blanca que debería haber sido negra y con la bandera pirata pintada con al sangre de su última comida. Se abre paso de golpe por delante de la Border Colli sin permiso, hasta llegar al Labrador y entonces empieza a ladrar descompuesto y a gruñir, enseñando la envergadura de sus colmillos, defendiendo (no se sabe de que) a su delicada Yorkshire, que por supuesto sigue ladra que te ladra. El Rotwaller tiene las patas delanteras forzadamente atrás y el enorme pecho adelantado y por supuesto no lleva bozal ni correa que lo controle. El Labrador contrarresta con un ladrido seco la situación, pero el rabo de todos está tenso y la Colli mirando a su Retriever le mira para decirle “recuerda lo que pienso respecto a estas situaciones” Son lo que la pobre perra llama situaciones almodovianas ( Esas de las cuales has oído que existen pero que por surrealistas no te las crees ni cuando las vives y buscas una cámara oculta como si se tratase de una broma de mal gusto).



La Colli se dirige al Rotwailler mirándole directamente a los ojos (y ¡ups! también involuntariamente a la cicatriz que atraviesa su rostro) y le dice con todo el autocontrol del que es capaz que nadie se está metiendo con su perra, que simplemente le han preguntado si funcionaba el cajero y le señala el cartel. Cuando el Rodwailler y la Yorkshire, se cansan de ladrar se dirigen echando vaho por la boca, a la mesa donde un cachorrito de no más de ocho años les espera con los ojos muy abiertos. La Colli se queda con las ganas de decirle al Rotwailler que su histríonica York no necesita quien le ladre, que se vale solita para defenderse incluso de lo que no existe y que más le valdría guardar sus colmillos para defenderla de él mismo cuando vayan de vuelta a su perrera. Pero por supuesto no la hace y se muerde la lengua hasta hacerse sangre.



Cuando finalmente están dentro del coche, la Collie le confiesa a su Labrador que por unos segundos ha temido que la situación acabase como esas decenas de historias que sacan en los periódicos, donde las gente pierde la vida de un navajazo o un empujón por motivos absurdos, en manos de un miserable, y que tal noticia hubiese llevado el nombre de su Labrador. Le tiemblan las patas al recordarlo, mucho. Su olfato no suele fallarle y en cuanto tuvo a la York shire delante supo que esa perra era cruce de cabra. La Collie le dice al labrador que de haber estado sola, no se hubiese molestado siquiera en contestarle, se hubiera dejado olisquear y después se hubiera largado no sin antes tirarse una ventosidad perruna, considerándose así más inteligente que valiente pero viva. El labrador asiente, porque él como ella, también lo sabe, que siempre tiene más que perder un cuerdo que un loco.
Hay muchos Rotwailler que pasean sin bozal por el mundo, la mayoría no ataca nunca y si un día lo hacen, es posible incluso que los sacrifiquen. Pero ni siquiera eso, le devolvería jamás la vida a su presa.
“Tu, eres un Labrador, él es un Rotwailer, no te corresponde a ti cambiar el comportamiento de su raza”. Es es lo que le dice la Colli a su adorado Retriever entre firmes guaus y después le confiesa que todavía le tiemblan las patas y le hace prometer que no olvidará nunca lo que acaba de decirle, y por si acaso se lo repite “No te corresponde a ti cambiar su raza, de hecho, será un Rotwallier hasta el día de muerte cuando tal vez otro como él decida su destino” .Y es que nunca antes había temido por la vida de su compañero. Y eso, le había hecho temblar las piernas más que el día que debió temer por su propia vida.

Yes, we can!

INGLÉS a la carta

Come and enjoy yourself!

Aprende vocabulario inglés de una forma entretenida.

Tarjetas interactivas que nos ayudan a avanzar.

"Me gustó la web quizlet, y enseguida me animé a preparar material para mi propio aprendizaje. Si quieres mejorar tu vocabulario y no tienes tiempo de preparar tu propio material, puede que este sitio te interese. Ve a "Sets" en Come and enjoy yourself!"

Gracias por visitar este blog ¡ Que tengas un buen día!."

"Gacela" (Lux)